EL CHIVO EXPIATORIO RENE GIRARD PDF

Las obras de Girard se parecen a un rompecabezas con todas sus piezas. Para mirar el mapa se necesita primero ubicar los pliegues correctos y desplegarlos, pero Girard considera que no tiene la habilidad para encontrar los pliegues originales, de tal manera que el mapa se desgarra. Dictionnaire des philosophies, Presses Universitaires de France, Paris, , pp. Por otro lado, Girard reprocha al racionalismo su ignorancia respecto a lo religioso y al papel fundador que tiene en toda sociedad. Sin embargo, se apoya de manera interdisciplinar en todas ellas. Girard, en parte de su obra se dedica a analizar y develar la violencia en las relaciones interpersonales, ya sea entre parientes, amigos, parejas.

Author:Grosida Viran
Country:Australia
Language:English (Spanish)
Genre:Software
Published (Last):9 June 2017
Pages:66
PDF File Size:9.50 Mb
ePub File Size:9.88 Mb
ISBN:567-5-93618-190-3
Downloads:27840
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:JoJot



La victima esta de acuerde con sus verduges: la desgracia ha hecho irrupeion porque Edipo ha matado a su padre y se ha casacdo con su madre El chivo expiatorio supone siempre la dus. V, estaban canvencidos de que las judios habian emponzofiado laos rios. Los Evangelios gravitan alrededor de la pasion, como todas las mitologias del mundo, pero la victima rechaza todas las ilusiones persecutorias, renusa el ciclo de la violencia y lo sagrado El chivo expiatorio se converte ene!

Perc sera uno de los mas excitantes ejercicios para e! Ht IV, Guillaume de Machaut y tos judws. Los ctimenes de los dioses. Las palabras clave de da pasion evangtlica. Que muera un hombre. La historia y el Pardclito. Su Jugement du Roy de Navarre meteceria ser mejor co- nocido. Llueven Piedras y golpean a todos los. Ciudades enteras han sido destruidas por el tayo. En la que residia Guillaume —no dice cudl— muere gtan cantidad de hombres. Envene- naban los rios, las fuentes de abastecimiento de agua potable.

Los intelectuales acostumbrados a alimentarse de textos se refugian en desengafiadas consideraciones respecto a la imposibilidad de cualquier interpretacin segura. No creen en Jos signos del ciclo ni en Jas acusaciones contra los judios, pero no tratan todos los temas increfbles de la misma manera; no los si- tian en el mismo plano.

La matanza de los judios es igualmente real, justificada a los ojos de Jas multitudes asesinas por Jos rumores del envenenamiento que circulaban por todas partes. El terror universal de la enfermedad concedia a estos rumores el peso suficiente para desencadenar dichas matanzas. Las comunidades medievales tenfan tanto miedo de la peste que su propio nombre les horrorizaba; evitaban en lo posible pronun- ciarlo e incluso tomar las medidas debidas a riesgo de agtavar las consecuencias de las epidemias.

EI fabulista nos hace asistir al proceso de! Los primeros interrogados, en la fabula, son unos animales pre- dadores que describen ingenuamente su comportamiento de animal predador, el cual es inmediatamente disculpado.

En algunas ciudades, segiin creen los historiadores, los judios fueron exterminados antes de Ja Ilegada de Ja peste, por el mero rumor de su presencia en la vecindad. Pero Guillaume no lo cree asi, mi siquiera retrospectivamente. A sus ojos, los chivos expiatorios tradicionales conservan su poder explicativo para las primeras fases de la epidemia, Sdlo para las fases siguientes, el autor admite la presencia de un fendmeno propiamente patoldgico.

Jamas ha sido posible, nos dice Guillaume, determinar ja naturaleza y la causa de la enfermedad de la que tantas personas muriezon en tan poco tiempo:. Aparece ahi algo asi como un sacrificio del lenguaje, sin duda bastante inocente comparado con los sacrificios i humanos que lo acompaiian o lo preceden, pero siempre andlogo a ellos en su estructura esencial. Todo 0 casi todo lo que acabo de decir es evidente. Todos en- tendemos el relato de Guillaume de la misma manera y los lectores no necesitan que se lo explique.

No es imutil, sin embargo, insistit respecto a esta lectura cuya audacia y cuya fuerza se nos escapan, precisamente porque es admitida por todos, porque: no ha sido con- trovertida. Afirmamos que no sabe lo que dice. Para desacreditar un testimonio judicial basta con pro- bar que, en algiin punto, aunque sdlo sea uno, el testigo peca de parcialidad. Por regla general, tratamos los documentos historicos como testimonios judiciales.

Ahora bien, transgredimos esta regla en favor de un Guillaume de Machaut que tal vez no merece este tratamiento privilegiado. En resumidas cuentas, pretendemos extraer verdades de un texto que se equivoca torpemente en unos puntos esenciales. Gracias, sobre todo, a este contexto conseguimos separar lo verdadero de Jo falso en el pasaje que he citado, En verdad las persecuciones antisemitas de-la peste negra cons- tituyea un conjunto de hechos relativamente conocido.

Encontra- mos ahi todo un saber ya aceptado que suscita en nosotros cierta expectativa. El texto de Guillaume responde a tal expectativa. Tal vez en Paris, quizds en Reims, o en otra ciudad. Concluiria que probable- mente se realiz6 una matanza injusta. Pensaria, pues, que el texto miente, ya que estas victimas son inocentes, pero al mismo tiempo pensaria que no miente, puesto que las victimas son reales. Acaba- tia por diferenciar la verdad de la mentira exactamente como noso- tros las difcrenciamos.

Las muertes que se multiplican resultan fac- tibles; podria tratarse de una epidemia. Pero los envenenamientos apenas lo son, sobre todo en la escala masiva descrita por Guillaume.

En el siglo xiv no se dispone de sustancias capaces de producir unos efectos tan nocivos. El odio del autor hacia los supuestos culpa- bles es explicito y vuelve su tesis extremadamente sospechosa. El apetito persecutorio se polariza con facilidad en las minorias religiosas, sobre todo en tiempo de crisis. Sugicre, en suma, un estado de cosas propicio a las matanzas que el autor reficre.

En el contexto de las representaciones inverosimiles, la verosi- militud de Jas demas se confirma y se transforma en probabilidad. Lo reciproco es cierto. Cierto es que reconocemos lo imaginario, pero no cualquier cosa imaginaria, s6lo lo que es espe- cifico de los hombres dvidos de violencia, Entre todas las evocaciones del texto, por consiguiente, hay un acuerdo reciproco, una correspondencia que tnicamente puede expli- carse mediante una sola hipdtesis.

LUIS CARANDELL CELTIBERIA SHOW PDF

120243538-El-chivo-expiatorio-Rene-Girard.pdf (PDFy mirror)

.

AQIDAH ASY ARIYAH PDF

René Girard

.

Related Articles